COMERCIANDO CFDs EN FUTUROS

Un contrato de futuros es un acuerdo para comprar o vender un activo en una fecha futura a un precio acordado. Todos esos productos divertidos que ha visto Usted que la gente comercializa en las películas - el jugo de naranja, el aceite, ¡la panza de cerdo! - son contratos de futuros.

Los contratos de futuros son acuerdos estandarizados que generalmente se negocian en un intercambio. Una de las partes acuerda comprar una cantidad determinada de valores o una mercancía y recibir la entrega en una fecha determinada. La parte vendedora del contrato acepta proporcionarlo.

El mercado de futuros puede ser utilizado por muchos tipos de actores financieros, incluidos inversores y especuladores, así como por compañías que realmente desean recibir la entrega física de la mercancía o suministrarla. Para decidir si los futuros merecen un lugar en su cartera de inversiones, considere lo siguiente:

¿Cómo funcionan los futuros?

Los contratos de futuros permiten a los jugadores asegurar un precio específico y proteger contra la posibilidad de cambios bruscos de precios (hacia arriba o hacia abajo) en un futuro. Para ilustrar cómo funcionan los futuros, considere el combustible para aviones:

Una compañía aérea que quiera fijar los precios del combustible para aviones a fin de evitar un aumento inesperado podría comprar un contrato de futuros para comprar una cantidad fija de combustible para aviones, que se le suministraría en un futuro a un precio específico.

Un distribuidor de combustible puede vender un contrato de futuros para garantizar que tendrá un mercado estable para el combustible y protegerlo contra una caída inesperada de los precios.

Ambas partes acuerdan las condiciones específicas: comprar (o vender) 1 millón de galones de combustible, entregándolo en 90 días, a un precio de $3 por galón.

En este ejemplo, ambas partes son coberturistas, compañías reales que necesitan comercializar el producto subyacente porque es la base de su negocio. Utilizan el mercado de futuros para gestionar su exposición al riesgo de cambios de precios.

Más que productos

Los productos básicos representan una gran parte del mundo del comercio de futuros, pero no se trata solo de cerdos, maíz y soya. También puede negociar futuros de acciones individuales, acciones de ETF, bonos.

A algunos operadores les gusta negociar futuros porque pueden tomar una posición sustancial (la cantidad invertida) mientras depositan una cantidad relativamente pequeña de efectivo. Eso les da un mayor potencial de apalancamiento que simplemente poseer los valores directamente.

La mayoría de los inversores piensan en comprar un activo anticipando que su precio subirá en el futuro. Pero los inversores de venta corta siempre hacen lo contrario: pedir dinero prestado para apostar que el precio de un activo caerá para que puedan comprar más tarde a un precio más bajo.

Intercambia ahora